CEREMONIAL

El cacao crudo es una herramienta increíble que aumenta la alerta mental y física y conduce a una mayor conciencia para aquellos que lo buscan. Al participar en una ceremonia de cacao, ya sea medicinal o espiritual, el usuario debe pensar en su intención y mantenerla en el centro de su mente y corazón durante y después de la sesión. Ya que el cacao aumenta el flujo sanguíneo y la circulación y es un excelente complemento para los rituales físicos como el yoga o el Tai Chi. 

Muchos participantes de la ceremonia del cacao reportan haber sentido los efectos hasta 2-3 días después con sentimientos de paz, alegría, ligereza, facilidad y relajación. Para prolongar estos efectos recomendamos tener una deliciosa comida saludable y evitar actividades estresantes o agotadoras después de la sesión. Es importante señalar que en algunos casos, los efectos posteriores llegan en forma de retrospección y agitación emocional, casi siempre en torno a cuestiones que requieren su atención inmediata.

PARA BEBER
PARA COMER